Los factores que predisponen

El tendón rotuliano se forma por la confluencia de todas las fibras del músculo cuádriceps en la rótula que continúan luego hacia su inserción inferior en la tuberosidad tibial anterior.

El tendón rotuliano es el tendón que se sitúa por debajo de la patela o rótula, el tendón que se sitúa por encima de la rótula es el tendón cuadricipital, o tendón del cuádriceps, así la rótula va a funcionar como una polea de la cadena muscular anterior de la pierna.

La tendinitis o tendinopatía del tendón rotuliano es también conocida como la rodilla del saltador puesto que en los saltos es cuando más se solicita este tendón, al igual que cuando se baja una pendiente o se suben y bajan escaleras.

Factores o causas de la tendinitis rotuliana
Los factores que predisponen a sufrir esta patología son los siguientes:

Calzado inadecuado para la práctica deportiva.
Mal entrenamiento, mala práctica deportiva, mala técnica, sobreentrenamiento.
Laxitud ligamentosa, que conlleva inestabilidad de la rodilla.
Mala alineación corporal, alteración de la postura y mecánica articular.
Rótula o patela alta.
Sobrecarga del cuádriceps.
Lesiones previas.
Déficit de estiramiento o falta de estiramiento del aparato flexor de la pierna, rodilla en flexo.
Patología asociada: condromalacia rotuliana, lesiones de los ligamentos cruzados (ligamento cruzado anterior LCA y ligamento cruzado posterior LCP)
Síntomas de la tendinitis rotuliana
Los síntomas de la tendinosis o tenosinovitis del tendón rotuliano van a ser el dolor en el polo inferior de la patela, que puede estar acompañado con inflamación (dolor calor, rubor, tumor), este dolor va a ser más importante en reposo, cuando la articulación está fría y se va a volver a repetir con la actividad que se hace un poco más intensa.

Además la tendinitis del tendón rotuliano es muy fácil que lleve consigo una condromalacia rotuliana.